Language
Language
< volver a noticias

Limarí se convierte en “laboratorio natural”: estudian relación entre medioambiente, minería y agricultura

por El Ovallino
Publicado el 8 de junio 2018

A través de esta iniciativa se espera generar soluciones para el manejo de recursos naturales en la provincia y que a la vez, pueda ser replicado en el resto de la región y el país.

Cerca de 12.000 km2 cubre el territorio de la cuenca del río Limarí, el cual desde las altas cumbres de la cordillera hasta las costas del Pacifico, presenta ciertas características que la convierten en un potencial laboratorio natural y socioeconómico, con el fin de investigar la interacción entre la salud de las personas, el medioambiente, sus recursos y los potenciales riesgos naturales a lo que se exponen las comunidades.

Estas particularidades motivaron a un grupo de investigadores de la University College London (UCL) Hazard Centre, el Sustainable Minerals Institute International Centre of Excellence Chile (SMI-ICE Chile) y el Centro de Estudios Avanzados en Zonas Áridas (CEAZA) a desarrollar el concepto MARAI (Manejo de Amenazas y Recursos Andinos Integrados) desarrollado por académico Stephen Edwards, del Hazard Centre.

¿Qué busca MARAI? Básicamente, impulsar un estudio en la cuenca, que permita examinar las tensiones y sinergias que existen entre medioambiente, minería y agricultura, en un área que es altamente vulnerable a variaciones climáticas y que últimamente está experimentando eventos climáticos extremos.

La iniciativa nació a partir de un estudio hecho por el Hazard Centre y el SERNAGEOMIN, basado en el manejo de tranques de relaves ante posibles colapsos por terremotos o inundaciones. Tras sus resultados, y debido a las características geográficas de la cuenca del Limarí, el académico Stephen Edwards, quiso ampliar la temática de tranques de relave dando origen a MARAI.

En ese sentido, Francisca Falcón, jefa nacional de Relaves de SERNAGEOMIN, señaló que “debemos impulsar esto porque no existen líneas base para evaluar riesgos y peligros para el trabajo con las comunidades, para la planificación territorial, para la planificación económica y también para generar espacio para desarrollar una minería más sustentable”.

Por ello, Falcón insistió que es “importante partir por el trabajo en cuenca, en áreas restringidas y que se puedan replicar en todo el territorio donde hay depósitos de relaves, que en nuestro caso es lo que nos interesa” dice.

Stephen Edwards, por su parte, destacó que “idealmente, deberíamos trabajar juntos durante los próximos dos o tres años, construyendo una verdadera red, completamente colaborativa y que comparta abiertamente información, ideas y datos, de manera de tener un proyecto muy transparente donde todos los participantes estén plenamente incluidos. Creo que este sería un gran avance para Chile y demostraría cómo encontrar soluciones de forma conjunta a problemas complejos a escala de cuenca” explica.

Armonizar actividades económicas

En ese contexto, sectores como la minería y la agricultura aparecen como actividades económicas antagónicas, en especial en relación a la disponibilidad de agua existente en la zona y los residuos que generan, en especial la minería.

Pero justamente, a través de MARAI, se busca cambiar esta situación, y se logre armonizar éstas y otras actividades sin alterar mayormente el equilibrio medioambiental.

“La minería y la agricultura son actividades que nos producen riqueza y puestos de trabajo, pero también producen desechos que hay que gestionar de manera apropiada. Esa gestión tiene que ser en común con las comunidades, con los inversionistas, con los reguladores y la gente del gobierno” señaló Bernardo Broitman, ex director y actual investigador de CEAZA y parte del equipo coordinador de MARAI.

Es así como en el último tiempo, los diversos actores de la cuenca han mostrado una voluntad común de avanzar por ese camino, y por eso que uno de los principales fines de MARAI es trabajar con los diversos actores para desarrollar modelos ambientales que permitan entender el contexto medioambiental, las dinámicas de los sistemas y la disponibilidad de recursos que permitan desarrollar soluciones en base a necesidades y escenarios específicos.

En ese sentido, el superintendente de Asuntos Externos de Minera Altos de Punitaqui, señaló que “como minera estamos embarcados y dispuestos a apoyar este proyecto porque es extremadamente potente. Es unir la visión de los distintos actores de la cuenca del Limarí para manejar de forma eficiente los diversos recursos de la provincia. Y lo mejor es que esto va asociado con elementos técnicos y de la academia, a través de las instituciones que coordinan el proyecto” concluyó.

Fuente: El Ovallino.